Seguinos en estas redes sociales

Edición Nº 7,097
Viernes 18 de agosto de 2017
Sábado 19 de agosto de 2017 - Río Grande, Tierra del Fuego - Argentina

21-04-2017
Se trata de Fernando Subirats, gerente periodístico de Radio Nacional
El senador Ojeda denunció la agresión de un funcionario del PRO
El senador Ojeda denunció la agresión de un funcionario del PRO
El senador José “Nato” Ojeda señaló que el ingeniero Lombardi le faltó el respeto no sólo a los trabajadores de Radio Nacional sino a todos los trabajadores de la administración pública en general, tratándolos de ‘capas geológicas’, con una clara persecución ideológica.
El senador José “Nato” Ojeda hizo pública la agresión recibida por parte del gerente periodístico de Radio Nacional, Fernando Subirats, al término de la reunión de comisión de este miércoles. También expuso el destrato hacia la presidente de la comisión de medios Liliana Fellner, por parte del ministro Hernán Lombardi y su equipo. El tema será expuesto en la próxima sesión y, en lo personal, pedirá una cuestión de privilegio.
Imprimir esta nota
Enviar por mail
Río Grande.- El senador José “Nato” Ojeda dio a conocer anoche por FM La Isla la agresión recibida el día anterior por parte de Fernando Subirats, gerente periodístico de Radio Nacional, cuando había concluido la reunión de comisión de la que participó el ministro Hernán Lombardi.
El senador fueguino había reclamado por la situación de Radio Nacional Río Grande en la última sesión del Senado, con una intervención especial. El miércoles estuvo el ministro Hernán Lombardi con su equipo, invitados por la presidenta de la comisión de medios, Liliana Fellner y “también estaba pautado que iban a concurrir empleados de Radio Nacional que en algún momento ocuparon cargos directivos en distintos lugares del país. Se fueron caldeando los ánimos por la falta de respeto reiterada de la gente del oficialismo”, aseguró.
“El ingeniero Lombardi le faltó el respeto no sólo a los trabajadores de Radio Nacional sino a todos los trabajadores de la administración pública en general, tratándolos de ‘capas geológicas’, con una clara persecución ideológica. Desde el oficialismo el senador Romero (Salta), que en algún momento fue peronista, le gritó a los trabajadores que, si querían hablar, se fueran a la plaza, cuando sabemos lo que pasó en la plaza días atrás”, relató.
Explicó que “en todas las comisiones que se invita a los involucrados, se les da la palabra, sean senadores, diputados, o lo que sean. Realmente le faltaron mucho el respeto a la presidente de la comisión, la trataron de demagoga, dijeron que hacía un bochorno del Senado, cuando abre las puertas para que puedan exponer, y había un listado habilitado que todos conocíamos”.
“Quedó en claro que hay una persecución política dentro de Radio Nacional, que preocupa y es espantosa. No solamente se cesanteó a ex directores sino a gente de carrera, porque hay empleados trabajando desde 1974 que estaban en el listado de invitados. Los senadores de la oposición, que no eran solamente kirchneristas sino de todos los partidos, siempre nos manejamos con respeto. Si alguien gritó y se exaltó, fueron los oficialistas para que no hablen los trabajadores afectados”, sostuvo.
“En mi caso, hice una exposición particular, aludiendo a la situación que viven las radios nacionales en el país, porque se quiere ‘federalizar’ la programación de las FM, pasando un programa que baja de la central de Radio Nacional Buenos Aires. Expuse la problemática que genera que Radio Nacional no cumpla la función tan importante que tiene en las provincias sobre todo alejadas, que tienen comunidades rurales lejos de los centros urbanos, y pedí que, si tanto dicen que son dialoguistas, abran el diálogo, porque no han convocado ni a los gremios, ni a los trabajadores, ni a los mismos directivos de la radio, y mucho menos a nosotros que somos representantes de las provincias”, cuestionó.
La reunión de comisión “terminó escandalosamente, entre gritos. El ministro Lombardi se paró sin despedirse de la presidente, que es una dama, y además Liliana es una persona maravillosa. No fue capaz ni de estrecharle la mano. Intempestivamente se paró y se retiró”, dijo el senador Ojeda.

El altercado de pasillo

Cuando se retiraron, el senador dijo que decidió esperar en el pasillo “porque la salida estaba tumultuosa, y me para la directora de Radio Nacional Ana Gerschenson, en buenos términos, para preguntarme cuál era el problema”, respecto de las radios patagónicas y en particular las fueguinas.
“Se lo expliqué, también le dije que se están achicando las producciones locales y esto ocasiona pérdidas de fuentes de trabajo, porque no es lo mismo trabajar para 40 mil personas que para una franja de mil o quinientos, que son los que escuchan AM en la lejanía. Pero viene otra persona que no estaba hablando con nosotros, se pone en medio y me clava los pulgares en el pecho. Me dice quién soy yo para hablar de la radio y qué sé de la radio. Me empezó a bardear, en malos términos. Le pedí que no me tocara, le dije que era un senador de la Nación y le pregunté quién era. La directora de Radio Nacional le pidió que se corriera y el tipo se escapó y se metió entre la gente. Vinieron autoridades de la jefatura de gabinete a ver qué pasaba y les dije que quería saber quién era el que me faltó el respeto. Me dijeron que no era nadie, pero vi que se fue por Presidencia del Senado y efectivamente venía en el grupo de Radio Nacional y el Sistema de Medios”, afirmó.
“Por las fotos lo individualizamos, y era el gerente periodístico de Radio Nacional, Fernando Subirats, conocido por muchas otras cuestiones”, dijo el senador.
Consideró que la agresión fue parte de una estrategia y que “ante lo bochornoso de la comisión, creo que querían generar una mala reacción mía para tapar la problemática de los despidos y el maltrato a los trabajadores, y que esto se convirtiera en una noticia policial. Si yo le levantaba la mano, realmente iba a ser un escándalo”, concedió.
Lamentó que Subirats está a cargo “de un montón de gente, de trabajadores. Si a mí que soy un senador, dentro del Senado, es capaz de venir a pecharme e insultarme, imagino lo que le puede hacer a un empleado”.

Reclamo formal

Lo cierto es que el incidente en el pasillo y el desarrollo de la comisión en general, serán motivo de debate en el Senado. “Estas cuestiones tienen que trascender y uno tiene la obligación de hacerlo público, no porque me tocó o porque me insultó, sino por el modo, el lugar y la investidura que uno tiene.
La directora de Radio Nacional me invitó a reunirme y voy a propiciar que esto ocurra para hablar de la problemática que nos preocupa, que es la situación de Radio Nacional en el sur argentino, pero fue igual o mucho peor el destrato que tuvo Lombardi hacia Liliana Fellner, y hemos recibido un montón de adhesiones y acompañamiento. Hubo un gran listado de mujeres que se solidarizaron y muchos senadores quieren hablar de esto en la próxima sesión ordinaria. Nosotros vamos a pedir una cuestión de privilegio y desde ya pedí que esta persona no ingrese más al Senado”, dijo de Subirats.
“También estoy pidiendo que lo corran del cargo, porque es lamentable que una persona con este carácter y la violencia con que se maneja sea el gerente periodístico de Radio Nacional Argentina.

Los antecedentes

Subirats es periodista y psicólogo social, y fue tristemente célebre por prohibir que en la radio se hablara de “dictadura cívico-militar”, para definirla solamente como “dictadura militar”.
La situación fue denunciada por el SiPreBA, como un “encubrimiento en Radio Nacional a la participación civil en el Golpe de Estado de 1976”, luego de que el año pasado, al recordarse el 40° aniversario del golpe genocida, transmitiera la orden al sub-gerente de noticias Marcelo Marino de que “jamás repitamos dictadura cívico militar. De aquí en más, hay que poner sólo dictadura militar”, ordenó el gerente periodístico.
El gremio consideró el acto como “algo más que una corrección de estilo: se trata de grave acto de censura dirigido al ocultamiento de la responsabilidad en el genocidio de muchos de los grandes grupos económicos, políticos y civiles con cargos dirigentes, y aun más grave, se trata de silenciar a integrantes de uno de los gremios que más desapariciones sufrió durante la dictadura”, expresaron en un comunicado.

Furlan y los esfuerzos por unir a Vuoto y Bertone

Finalmente el senador Ojeda fue consultado sobre las declaraciones del legislador Ricardo Furlan, interesado en un acercamiento entre Vuoto y Bertone, y la advertencia que lanzó de que, en caso de ir separado en estas elecciones, peligra la continuidad en 2019 para ambos. “Creo que hay cuestiones más importantes en esta unión que se proclama, y debe pasar por trabajar codo a codo con el Ejecutivo provincial”, disparó Ojeda, cuestionando las votaciones divididas de Furlan.
Remarcó que un trabajo en conjunto “nos fortalece a todos, en lugar de ser cuentapropistas o ir en contra de las decisiones del Ejecutivo provincial”.
“Concuerdo que, cuanto más juntos vayamos, va a ser mejor, pero todavía falta un tiempo de reflexión y por supuesto discutirlo en el seno partidario. Si alguien me vive criticando, después es difícil que comamos juntos un asado, esto pasa en la política y en la vida misma. Sabemos cuáles han sido las posturas del legislador Furlan en la Legislatura y creo que tiene que acompañar más al Ejecutivo provincial”, concluyó.
 

radio online








Mark3ting - Diseño de Página web - marketing online - hosting en Rio Grande - Ushuaia - Tolhuin - Tierra del Fuego
MARK3TING Diseño Web: 011 3886 4230


 Este sitio utiliza tecnología Surio. Argentina